POR ARIEL VILCHIS

Mucho se ha dicho al respecto de la Marcha realizada el pasado fin de semana que fue  convocada por el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y  que aglutinó a miles de ciudadanos que coinciden con el proyecto de la Cuarta Transformación.

Sobre todo por parte de la oposición y de quienes no coinciden con el gobierno federal.

Sin embargo, me parece que los argumentos para criticar o tratar de minimizar lo ocurrido en la marcha que fue encabezada por AMLO y respaldada por ciudadanos de prácticamente todo el país son erróneos o carecen de la fuerza suficiente para denostar al movimiento que gobierna al país desde el 2018.

Para empezar, los señalamientos de acarreo, marcha del ego y otros tantos improperios que la oposición o algunos personajes políticos han querido magnificar simplemente no hacen mella en  la popularidad y aceptación de quien encabeza el proyecto de la Cuarta Transformación en el país.

Muy equivocada la estrategia que pretende desacreditar una expresión ciudadana que le brinda su apoyo al presidente y al partido mayoritario Morena.

La realidad circula en dos sentidos: quienes pretenden acarrear agua a su molino atacando al movimiento, minimizando la gran muestra de apoyo que recibió el presidente el pasado domingo, solo demuestran que no han encontrado la ruta para acercarse a la sociedad, que no terminan de comprender que el apoyo ciudadano se consigue con el abanderamiento de las causas que más aquejan al país como lo son el combate a la pobreza, apoyos a los que menos tienen y un profundo y real acercamiento ciudadano.

Por otro lado, el apoyo al proyecto transformador es real y está más vivo que nunca. El Movimiento mostró su músculo, porque en política las simpatías, la movilidad y la estrategia cuentan. Y qué mejor muestra de ello que abarrotar paseo de la Reforma y el Zócalo capitalino en el marco del cuarto informe de gobierno del presidente de la República.

Para finalizar, en la Marcha estuvo presente un nutrido contingente de sudcalifornanos encabezados por el Gobernador Víctor Manuel Castro Cosío, el alcalde de Los Cabos Oscar Leggs, la alcaldesa de La Paz Milena Quiroga. La razón es muy sencilla: Amor con Amor se Paga, y el agradecimiento no se oculta.

Para los críticos de la marcha deberían prenderse los focos rojos. Como oposición no han hecho lo suficiente para contrarrestar la aceptación ciudadana de las actuales autoridades que abanderar el movimiento de la Cuarta Transformación. Siguen extraviados en el encono y la frustración.