POR ARIEL VILCHIS

El partido Fuerza por México perdió su registro nacional en el pasado proceso electoral del 2021 al no alcanzar una votación superior al tres por ciento de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral. Sin embargo, debido a su porcentaje de votación en la entidad, se conformó como un partido local.

De tal manera que el Instituto Estatal Electoral determinó que a partir del 1 de febrero de 2022 el partido se constituya como partido político local. Iniciando con ello la renovación de su dirigencia, lo que a la postre vendría a causarles conflictos internos e inconformidades en detrimento de la unidad del nuevo partido.

La lucha  por el control de la dirigencia estatal y los órganos internos está muy clara con grupos ya conocidos encabezados por LUPITA MUNGUÍA, LA DIP. MARBELLA GONZÁLEZ y  el regidor cabeño LINZE RODRÍGUEZ.

Aun con todo lo ocurrido: señalamiento de compra de votos, robo de urnas, intentos de violentar el proceso interno, la elección de la nueva dirigencia se llevó a cabo saliendo victoriosa la Diputada Marbella González con las planillas que ella presentó. De tal manera que serán Alma Gabriela Figueroa Hernández y Amairani Xiomara Inzunza González quienes dirijan los destinos de ese partido desde la Dirigencia Estatal y el Comité Central, respectivamente.

Como partido nuevo, Fuerza por México puede ser atractivo para el electorado en el próximo proceso electoral. Sin embargo, habrá que estar muy atentos para conocer cual será el rumbo que tome.

A nivel nacional Fuerza por México quedó muy desprestigiado al ser señalado de malversar las prerrogativas del partido por más de 30 millones de pesos que se pagaron a proveedores de empresas fantasmas, sumándole que su líder moral el ex senador Pedro Haces actuó siempre en beneficio propio utilizando el partido para venderlo siempre al mejor postor. Solo resta esperar que en BCS  esos vicios del pasado  no se repitan.

Mucho trabajo tendrá la diputada Marbella González, quien es la líder moral del partido, reorganizarse al interior y sanar las fracturas que dejó el pasado proceso electivo de la nueva dirigencia.

Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…