• En el marco del Día Naranja advirtió que las mujeres siguen siendo las más violentadas como lo demuestran las estadísticas
  • Se pronunció porque los días rosas y naranja sean mucho más que marchas y discursos, y se traduzcan en políticas publicas 

Al afirmar que en la actualidad, las mujeres siguen siendo las más violentadas de manera física, emocional, sexual, política y en materia de género, la diputada María Luisa Ojeda González (PRD) se pronunció en el Congreso del Estado de Baja California Sur por que los institutos Sudcaliforniano y municipales de la Mujer, el Centro de Justicia para las Mujeres en coordinación con los Colectivos de Mujeres en el Estado y la Unidad de Género del Congreso del Estado realicen un estudio que defina herramientas de protección para quienes están denunciando, específicamente mujeres violentadas y pacientes con cáncer.

En el marco del día naranja de octubre, la presidenta de la Comisión Permanente de Igualdad de Género visibilizó las problemáticas que atraviesan miles de mujeres y sus familias, teles como la desaparición de 2mil 070 mujeres en el país, un promedio 8.51 mujeres diariamente; las luchas de las pacientes con cáncer de mama por atención médica oportuna y eficaz en instituciones públicas de salud, por medicamentos, por alimentos y apoyo moral; el retiro de programas de estancias infantiles, el apoyo con medicamentos gratuitos a las niñas y niños con cáncer, los refugios para mujeres violentadas, y la amenaza de reducciones al presupuesto en salud, vacunas y educación.

 “Las más violentadas somos las mujeres, ahí está la historia, ahí están las estadísticas, ahí están las voces de quienes han denunciado; y no podemos perder de vista la forma en que son silenciadas las mujeres a partir de mecanismos de poder de menosprecio, a partir de jerarquías y cómo  somos descalificadas cuando elevamos la voz y narramos la desigualdad entre mujeres y hombres, la discriminación y la violencia de género”, sentenció en tribuna.

En ese tenor se pronunció porque la conmemoración de los días “Rosa y Naranja”, sean mucho más que marchas y discursos, si no que trasciendan y se traduzcan en políticas públicas que brinden atención, seguimiento y resultados a pacientes con cáncer de mama o violentadas en cualquier tipo, situaciones que dañan a familias y hogares, “me pronuncio por una atención seria y profesional a las mujeres que navegan contra viento y marea la grave problemática del cáncer de mama y la violencia en razón de género, esta última, por demás evidente que se manifiesta en tantas formas y que es necesario ocuparnos de ella y no pretender encerrarla en una batalla de turbulencia del mar y de las bravuras del océano”, afirmó.

Subrayó también que gracias a los logros obtenidos en las luchas feministas, hoy, 12 mujeres forman parte de la XVI Legislatura del Congreso del Estado de Baja California Sur, “por estas razones históricas, no podemos y ni debemos detener el paso en la progresividad  de la legislación, bien sabemos que ninguna batalla se gana sin contar con leyes y acciones afirmativas sensibles a las causas legítimas de las mujeres, sentenció.