POR ARIEL VILCHIS

Del informe legislativo que rindió el pasado sábado el diputado Rigoberto Mares se puede decir que cumplió con el trámite de informar a sus representados del distrito XV.

Rigo Mares realizó un evento en el emblemático teatro Juárez en el que detalló  su trabajo legislativo y de gestión, resaltando de manera particular su acercamiento ciudadano, cumpliendo con la promesa de regresar al distrito, de volver con la gente que le dio su confianza.

Pero más allá del informe, más allá del trabajo legislativo -a mi parecer bueno-, con participación activa dentro del congreso y enarbolando causas ciudadanas, está  el otro mensaje. El mensaje político.

Y es que el evento tuvo un tinte de lanzamiento político, una especie de arranque de proyecto -no es un secreto que el legislador panista aspira a aparecer en las boletas electorales del 2024-.

De tal suerte que el teatro Juárez fue el escenario para el lanzamiento de un proyecto político que buscará trascender el distrito electoral con la finalidad de llegar al palacio del Blvd. Colosio y Av. De los Deportistas en la capital del Estado.

El diputado Rigo Mares demostró liderazgo al reunir a la clase política de su partido (dirigentes, legisladores, cuadros), a los dirigentes aliados y a una buena parte de su estructura territorial. El respaldo que recibió el legislador es propio de quien tiene la confianza de su partido para encabezar un proyecto que regrese al Partido Acción Nacional a la senda de las victorias electorales.

Sin duda falta camino, pero Rigo Mares esta en la ruta. Tendrá, por supuesto, que afinar detalles, sacudirse a aquellos políticos que en el pasado reciente abonaron a la derrota del PAN y que poco o nada le suman a su proyecto, deberá también mantener el ritmo y no descuidar su acercamiento con la gente y el cumplimiento de sus promesas de campaña.

Rigo Mares, más allá del informe, es proyecto. Ese fue el verdadero mensaje.

Es mi opinión al tiempo….