• A través del Programa de Monitoreo Ecológico de Arrecifes Rocosos que coordina junto con SCRIPPS

Con la intención de capacitar y certificar a profesionistas de ciencias marinas dedicados a la conservación del medio ambiente, expertos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) llevan a cabo un curso de monitoreo ecológico para conocer el estado de salud de los arrecifes en Baja California Sur, bajo la metodología “ProMARES”.

Con 24 años de existencia, el Programa de Monitoreo Ecológico de Arrecifes Rocosos, denominado “ProMARES”, es el más extenso del Pacifico mexicano de arrecifes de peces invertebrados, señaló el Dr. Carlos Sánchez Ortiz, profesor-investigador del Departamento Académico de Ciencias Marinas y Costeras de la UABCS e instructor del curso.

Entre sus objetivos, están los de conocer los atributos biológicos y ecológicos de las comunidades de peces e invertebrados de los ecosistemas de arrecife rocosos, para generar información que permita establecer su estado de salud y de allí aportar a su preservación y cuidado.

El catedrático universitario, quien es Director del Programa de Investigación para la Conservación de la Fauna Arrecifal en la casa de estudios sudcaliforniana, explicó que la metodología ProMARES fue creada entre 1996 y 1998 por investigadores de la UABCS y del instituto de oceanografía SCRIPPS, y desde entonces han seguido generando capital humano útil para nutrir los esfuerzos de conservación en México.

“Anualmente coordinamos este curso-taller y no sólo a nivel estatal, sino también en otras regiones del Pacifico mexicano y golfo de california. Nuestra intención es capacitar a estudiantes y profesionistas de ciencias marinas, pero también a integrantes de organizaciones, asociaciones civiles, instituciones de gobierno e, incluso, comunidades de pescadores”, detalló el Dr. Carlos Sánchez.

Como parte de la capacitación, dijo que se brindan elementos teóricos, como el análisis de artículos y el uso de metodologías, pero también prácticos, lo cual consiste en el monitoreo submarino, la realización de censos, conteo y categorización de las especies de invertebrados; todo con la finalidad de obtener un panorama integral.

Gracias a todo este trabajo, destacó que desde 1998 se ha generado información bio ecológica de largo plazo que ha permitido evaluar aspectos ecológicos de peces e invertebrados, procesos antropogénicos y naturales que afectan la salud de los ecosistemas marinos.

Así, ProMARES cuenta con una base de datos superior a los dos millones y medio de individuos registrados, cerca de quinientas especies de arrecife obtenidas en 13 regiones, y el monitoreo de 277 localidades en el Golfo de California y el Pacífico mexicano.

Con esta información, se han desarrollado tres indicadores ecológicos que identifican el estado de salud del ecosistema arrecifal, ya sea con la categoría de saludables o degradados; los límites de aprovechamiento de especies comerciales; y el éxito de las Áreas Marinas Protegidas y sus efectos en arrecifes adyacentes.

De igual modo, se han descubierto nuevas especies para la ciencia y nuevos registros de especies para México, lo que sin duda hace al programa un verdadero caso de éxito.