• Además, se entregaron tres desfibriladores a unidades médicas del municipio de Mulegé

Como parte de las acciones que lleva a cabo para proteger la vida de sudcalifornianas y sudcalifornianos mediante el desarrollo de procedimientos terapéuticos oportunos, la Secretaría de Salud llevó a cabo talleres sobre la atención de infartos con profesionales de la medicina y enfermería que laboran en unidades médicas de Los Cabos, Comondú, Loreto y Mulegé.

Estas actualizaciones que fueron coordinadas por la Subdirección de Atención Hospitalaria forman parte de los esfuerzos emprendidos por la actual administración para fortalecer la prevención, detección y tratamiento puntual de enfermedades cardiovasculares, a fin de controlarlas y reducir riesgos para las y los pacientes, informó la directora de Servicios de Salud, Ana Luisa Guluarte Castro.

Estas sesiones fueron impartidas por médicos especialistas, quienes abordaron aspectos básicos como la técnica adecuada para medir la presión arterial y la realización de estudios de laboratorio para valorar las concentraciones de glucosa y de grasa en la sangre, hasta los protocolos que deben seguirse con personas que están sufriendo un paro cardiaco o un derrame cerebral, comentó.

En esta interacción con las y los compañeros de las jurisdicciones sanitarias se resaltó la importancia de reforzar desde los centros de salud la detección y control de pacientes con factores de riesgo, como puede ser el peso, edad, la presencia de hábitos nocivos para la salud y de enfermedades como obesidad, diabetes e hipertensión, de tal manera que puedan seguir tratamiento y adoptar cambios de vida que reduzcan las posibilidades de enfrentar estas urgencias médicas que pueden generar incapacidades permanentes y severas, o derivar en desenlaces fatales.

Durante estas capacitaciones se retomó la técnica de la reanimación cardiopulmonar y se dio entrenamiento para el adecuado uso de desfibriladores externos automáticos, que generan descargas eléctricas reguladas al pecho de pacientes infartados para que su corazón vuelva a latir, al tiempo en que se entregaron equipos de este tipo a los centros de salud de Guerrero Negro, Villa Alberto Alvarado Arámburo y de la Heroica Mulegé, del norte de la entidad.