Después de los audios filtrados que retratan de cuerpo entero al dirigente nacional del PRI, Alejandro «Alito» Moreno -en uno de ellos se le escucha decir que a la prensa hay que matarla de hambre y en otro reconoce públicamente que estuvo en pláticas o abierto a negociaciones con el gobierno federal previo a la votación de la reforma eléctrica- lo único que les queda a los priistas es mantener el ánimo.

Porque, a pesar de recibir recientemente el respaldo del Consejo Político Nacional, a los seguidores de Alito Moreno solo les queda eso, mantener el ánimo. Al menos hasta el próximo domingo en el que habrá elecciones en 6 entidades de la República.

El proyecto de Alito Moreno parece estar cada vez más cerca del precipicio político y todavía hay militantes del alicaído PRI que lo siguen y celebran cuando lo cierto que es el ex gobernador de Campeche ha perdido en los últimos procesos electorales 10 gubernaturas y para el domingo próximo no hay buenos augurios en Oaxaca e Hidalgo, pues pasarán a manos de Morena según todas las casas encuestadoras.

En Baja California Sur el ex partidazo no levanta. Por más que digan o celebren aumento en posiciones electorales, no han ganado nada y, al ritmo que van, ya no ganan ni las elecciones de jefe de colonia. Sus negativos están por encima de cualquier figura que quiera representarlos y el fantasma del aumento del IVA, hace unos años, no los abandona.

Así que los priistas pueden conservar el ánimo al menos hasta que concluya el fin de semana cuando la realidad se les vuelva a estrellar en la cara, pues perderán dos estados  que hasta ahora son bastión electoral de los tricolores. Por mientras, aquí en nuestro estado seguirán añorando el cambio generacional que nomás no llega y seguirán acumulando derrotas.

Después del domingo, si continúan alabando al líder que los ha conducido por la ruta del fracaso, los priistas no tendrán remedio y la ciudadanía los seguirá castigando.

Por ahora, a mantener el ánimo…

Colaboración de Ariel Vilchis