• Se pronunció en contra de que el Presidente de la República contrate a operadores políticos de Cuba, exhortándolo a que contrate a profesionistas mexicanos titulados y acreditados
  • También exhortó al Gobernador Víctor Manuel Castro Cosío para que las 98 plazas que anunció para BCS, se otorguen a médicos mexicanos egresados de nuestras universidades, dando preferencia a las y los sudcalifornianos

“El Gobierno Federal le está quedando a deber a las y los mexicanos…”, expresó el diputado José Rigoberto Mares Aguilar al hacer uso de la máxima tribuna estatal para referirse a las quejas por  falta de medicamentos con frecuencia recibe en los recorridos realizados por algunas de las colonias de la ciudad capital, “acudir a surtir las recetas se ha convertido en una verdadera decepción” añadió.

Mares Aguilar puntualizó que la situación se torna aún más compleja para una gran parte de la población que no cuenta con seguridad social y que anteriormente era atendida por el Seguro Popular, dijo, esquema que la actual administración federal desapareció para crear el INSABI, dejando sin seguridad social a las y los mexicanos que ya no reciben gratuitamente quimioterapias, radioterapias, trasplantes, hemodiálisis, cirugías cardiovasculares, entre otros, que el entonces Seguro Popular sí cubría, sin mencionar la lista de medicamentos que con la llegada del INSABI se dejaron de surtir gratuitamente.

Por lo anteriormente expuesto el legislador Mares Aguilar se pronunció en contra de que el Presidente de la República contrate a operadores políticos de Cuba, exhortándolo a que contrate a profesionistas egresados de universidades mexicanas; de igual modo exhortó al gobernador Víctor Manuel Castro Cosío para que las 98 plazas que anunció para la entidad, se otorguen a médicos mexicanos egresados de nuestras universidades, dando preferencia a las y los sudcalifornianos; así mismo que el Gobierno Estatal realice las gestiones necesarias para que en el Presupuesto de Egresos de la Federación se asignen los recursos suficientes para que en Baja California Sur, los proyectos de infraestructura que ya se encontraban en marcha y que por los recortes presupuestales del gobierno federal ya no recibieron recursos, se puedan concretar.