POR ARIEL VILCHIS

Sin duda hay quien quiere trascender; hay también quienes esperan hacer un trabajo lo suficientemente decoroso para aspirar a algo más. Hay sin duda quien no tiene ni idea de por qué está ahí y qué hacer, pero también están los que sí saben y hacen su trabajo. En lo que se refiere a quienes llevan las riendas de los municipios de nuestro estado, hay de todo lo anterior.

Pero en el caso particular del alcalde de Los Cabos, Oscar Leggs, todo parece indicar que es de los que quieren trascender con políticas públicas bien definidas; propósitos de mejorar la calidad de vida de los cabeños que no solo se quedan en buenas intenciones y, por supuesto, un ejercicio del gasto público encaminado a resolver los verdaderos problemas de la sociedad.

De tal manera que Oscar Leggs, a unos meses de comenzar su gobierno, ya demostró que es un político de acciones. Con las grandes carencias que tiene de agua potable el municipio más próspero, pero a la vez con una gran desigualdad social, al alcalde no le tembló la mano cerrar el pozo de agua número 4 con la finalidad de ahorrar 550 mil litros de agua potable diarios, lo que significan 3 millones 300 mil litros a la semana del vital recurso, mismo que ahora llegan a las colonias mediante la red.

Con una visión integral, atendiendo el rezago que en materia de servicios públicos se tiene en las delegaciones del municipio, el Prof. Leggs ha impulsado un programa de empleo temporal que atienda la limpieza de las delegaciones, incluido Cabo San Lucas, un programa con recursos propios que además beneficiará a personas con un ingreso que permita hacerle frente a la crisis económica que ha provocado la pandemia.

En otro rubro, la relación de las autoridades con la iniciativa privada parece tomar un nuevo derrotero; el trabajo conjunto para que se puedan llevar a cabo obras de infraestructura urbana, social y ecológica con un sentido social se verá cristalizado gracias a la implementación de un fideicomiso que proyecta recaudar 120 millones de pesos anuales por un derecho de saneamiento ambiental por habitación por noche de hotel. Los empresarios y el gobierno que encabeza Oscar Leggs  le apuestan a la obra social.

Pero el alcalde cabeño va más allá en la búsqueda de beneficios para las comunidades al comprometer la recaudación del impuesto predial para obras y acciones para las comunidades que así lo requieran. Dicho de otra manera, que la sociedad vea en qué se gastan los impuestos que los ciudadanos pagan. Eso es hacer las cosas diferentes.

A poco más de cien días de iniciada su gestión al frente del ayuntamiento cabeño, Oscar Leggs ha demostrado que quiere trascender, lo cual bien puede traducirse en beneficios para el municipio de Los Cabos. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com