• En la máxima tribuna del Congreso Federal son escuchadas aquellas voces de los cooperativistas para que se siga considerando a las sociedades cooperativas y pescadores que son personas físicas organizadas en el Régimen Simplificado de Confianza que ofrece mejores expectativas.

Como un reconocimiento al esfuerzo de las Sociedades Cooperativas de Producción Pesquera organizadas del país, elevamos la voz a nombre de estos productores para evitar que se lesione la economía del sector, al considerar que estos trabajadores que se organizan en Cooperativas deben de tener las mismas condiciones fiscales dentro del Régimen Simplificado de Confianza, externó en Tribuna el diputado federal por Baja California Sur, Marco Puppo.

En ese sentido el legislador federal señaló que, en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), se dejó fuera completamente del nuevo Régimen de confianza a los integrantes de cualquier persona moral, entre ellas las sociedades cooperativas. Esto implica también la eliminación de las personas físicas del Régimen de actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y pesqueras, y que como se ha señalado, el régimen Simplificado de Confianza, no aplica para personas físicas que son Socios, Accionistas o integrantes de alguna persona moral, por lo tanto los socios o integrantes de sociedad cooperativas quedarían fuera de las bondades fiscales de este régimen.

“Las sociedades cooperativas son personas morales sin fines de lucro, toda vez que la producción, conservación almacenamiento, y comercialización de sus productos, las realiza por conducto de sus socios o asociados, en el caso de las cooperativas de producción pesquera, su actividad principal es la pesca y la realizan sus socios, por lo que debe de considerarse como una persona moral transparente para efectos fiscales”, expuso.

Marco Puppo expuso que la propuesta de modificación a la Ley del ISR, que presentó ante el Pleno de la Cámara de diputados, es para conservar el tratamiento fiscal que hasta la fecha se aplica para las personas morales dedicadas a las actividades primarias, y mantener un sector social de la pesca organizado y bajo condiciones de igualdad en materia de tributación similares a la de cualquier otro productor del sector primario en el nuevo Régimen Simplificado de Confianza.