• Tiene como objetivo un retorno seguro a clases, ya que el lavado de manos previene enfermedades y la propagación del virus

La Secretaría de Educación Pública del Estado a través del Instituto Sudcaliforniano de Infraestructura Física Educativa (ISIFE) lleva a cabo la instalación de más de 2 mil lavamanos portátiles en los 588 edificios de escuelas públicas de enseñanza básica que operan en los cinco municipios de la entidad, informó el titular de la dependencia, Carlos Riva Lizaola, quien añadió que esta acción tiene como objetivo contribuir a un regreso seguro a las aulas el próximo 13 de septiembre.

El funcionario señaló que estos materiales proporcionados por la Secretaría de Educación Pública Federal, son necesarios para el regreso seguro a clases presenciales, ya que el lavado frecuente de manos previene enfermedades y la propagación del COVID-19.

El director de ISIFE mencionó que los lavamanos se distribuyeron tomando en cuenta el número de estudiantes de cada institución educativa, cuya instalación incluye las jaboneras, conexión a la red de agua y un tubo desagüe, además de que están siendo colocados en el sitio que los directivos de los planteles consideren más convenientes.

Rivas Lizaola apuntó que, como parte de este trabajo de preparación del regreso a clases presenciales, el personal de ISIFE también trabaja en la limpieza de las cisternas de todas las escuelas sudcalifornianas, con el objetivo de brindar mayor seguridad tanto a docentes, como al alumnado que decida a partir del 13 de septiembre retornar a las aulas.