La tarde del jueves, María Isabel San Agustín, una mujer de origen indígena, fue puesta en libertad, luego de pasar cerca de 11 años en el Penal de Santa Martha Acatitla, en donde cumplía una sentencia de 65 años de prisión por el delito de secuestro, cargo que aceptó tras ser victima de tortura.

Originaria de Hidalgo, María Isabel fue detenida hace 11 años en la alcaldía Milpa Alta; pero en 2018, la entonces Procuraduría capitalina ordenó la reposición del proceso para que se le aplicara el Protocolo de Estambul. Ante ello, el pasado 29 de julio se anunció que, en el marco del decreto presidencial, podría abandonar la prisión al comprobarse que fue víctima de tortura.

ROSTROS Y PERFILES

POR ARIEL VILCHIS

En el año 2020 el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) reportó a través del Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistema Penitenciario Estatales (CNGSPSPE) 2020 que en México 4 de cada 10 personas privadas de la libertad lo hacen sin tener todavía una sentencia.


Ver la entrada original 401 palabras más