• La titular de la dependencia sostuvo una reunión con directivos de navieras y de la Administración Portuaria Integral

Al mantenerse Baja California Sur en el nivel 5 del Sistema de Alerta Sanitaria por Covid-19, es decir en naranja crítico, es fundamental que se apliquen los protocolos para la prevención de esta enfermedad viral en aquellos espacios donde se desarrollan actividades esenciales, como son los recintos portuarios, indicó la titular de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, Blanca Pulido Medrano.

Al sostener un encuentro con directivos de navieras y de la Administración Portuaria Integral, la funcionaria estatal resaltó la importancia de que todas las empresas que tienen autorización para laborar en esta fase de la contingencia contribuyan activamente con la implementación de medidas sanitarias que permiten reducir riesgos de contagio entre la población.

En este sentido resaltó la relevancia de que se apliquen filtros sanitarios con toma de temperatura en los accesos de las terminales portuarias, pero también en las áreas donde descienden tripulantes y pasajeros, para fortalecer con esto la identificación de personas con sintomatología respiratoria y canalizarlos al seguimiento epidemiológico pertinente, comentó.

Un punto que destacó la comisionada en este encuentro con representantes de navieras y de la administración portuaria es fortalecer entre las personas que arriban a la entidad por vía marítima, la difusión de las disposiciones sanitarias que están vigentes en Baja California Sur, como es el uso correcto del cubrebocas en espacios de uso común. 

Esta labor debe realizarse mediante la colocación de señalética en las instalaciones portuarias, pero también mediante el uso de los sistemas de sonido local y de los monitores que hay en estos recintos. Adicionalmente se resaltó la necesidad de que la administración portuaria refuerce la logística de ascenso y descenso a navíos para evitar que se presenten aglomeraciones en las que no se respete la sana distancia, que es una medida clave para reducir posibilidades de exposición al virus.

Son acciones en las que deben contribuir los sectores productivos, para lograr juntos una reducción en la velocidad de transmisión del agente infeccioso y con esto proteger la salud de quienes son más vulnerables ante el patógeno, concluyó Pulido Medrano.