Foto Balconeando

Por Alejandro Barañano

La alcaldesa de Los Cabos, Armida Castro Guzmán, está recibiendo un apoyo irrestricto y total por parte de munícipes y diputados de varios estados del país, pues consideran –todos ellos- injusta e incongruente la resolución emitida para retirarle sus derechos partidistas por parte de Morena.

También ha trascendido que recientemente la misma presidenta municipal se dio “una vuelta” por las oficinas del Movimiento de Regeneración Nacional para impugnar la decisión emitida el pasado 2 de octubre en su contra, lo que la imposibilitaría para contender por la gubernatura de Baja California Sur como había manifestado en más de una ocasión.

Sin embargo ha refrendado su apoyo al proyecto político de Rubén Gregorio Muñoz Álvarez, asegurando que siempre han sido equipo y que nunca ha estado en contra del alcalde de La Paz, por lo que claramente se ve que no le apuesta a la división de Morena ello y a pesar de que están enfrentando serios cambios en su interior.

Cabe destacar que Rubén Gregorio Muñoz Álvarez fue el primero en apoyarla ante la violación a sus derechos partidarios, asegurando que esto no era cosa de género, sino de justicia y de respeto a su homóloga.

Y es que a todas luces los derechos políticos de Armida Castro Guzmán están siendo violados, esto sin importar el trabajo que ha venido realizando, lo cual claramente molesta a muchas personas, tal y como sucede con el aborrecido y corrupto de Alberto Arnoldo Rentería Santana, y ni que decir del maestro jubilado que por una semana más despachará como delegado de Programas Federales, Víctor Manuel Castro Cosío, quien desde siempre la ha querido hacer menos demostrando su poca altura, educación y caballerosidad que posee.

¿Que se violentaron los derechos políticos de Armida Castro Guzmán? Ni duda cabe, y por eso ahora tiene que responder por la vía jurídica, sobre todo por lo contradictorio que resulta que después de un año de distancia se le haya abierto un proceso de investigación en donde ni siquiera tuvo la oportunidad de defenderse.

¿Luego entonces porque la Comisión Nacional del Honestidad y Justicia del Movimiento de Regeneración Nacional suspendió tan tajantemente los derechos partidarios a la alcaldesa de Los Cabos, esto por la “denuncia” que interpuso el tal Pedro Magallón Juan Qui el 3 de julio del año 2019, y de ahí se resolvió el expediente CNHJBCS-386/19, dejando con efecto una suspensión de medio año en los derechos de la edil cabeña?

Sin embargo, también es por demás curioso que a “El Puchas” –como le dicen sus allegados y uno que otro llevado-  fue denunciado bajo el folio SFP-131830 / 2019 ante la Secretaría de la Función Pública por el mismo mandadero de Alberto Arnoldo Rentería Santana se haya quedado en el olvido. ¿Entonces?

Para toda esta guerra sucia se ha utilizado al mismísimo Pedro Magallón Juan Qui, quien cobra mes a mes desde hace tiempo un jugoso salario por orquestar “campañas negras” en contra de los adversarios mediáticos de su patrón Alberto Rentería Arnoldo Santana. ¡Quihubole!

Tan grave es lo denunciado en contra de “El Puchas”, que todo se derivó por haberse entrometido abiertamente junto con la estructura de los llamados “Servidores de la Nación” en el proceso interno de MORENA de hace unos meses atrás, ello para favorecer de manera directa al actual regidor paceño José María Avilés Castro. ¿Y entonces? Nos volvemos a preguntar.

Sin duda alguna la denuncia interpuesta en contra de Víctor Manuel Castro Cosío obliga a una investigación profunda tal y como sucedió con el caso de Armida Castro Guzmán, ya que su resultado significaría por obviedad un triunfo mediático para el ex mesero acapulqueño,  pero sobre todo la “tumba política” para “El Puchas”; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BOTICA

¡NO SE FUE, LO FUERON!

Según la versión de HÉCTOR JIMÉNEZ MÁRQUEZ, renunció para irse de candidato, pero la realidad fue que lo corrieron por andar de argüendero con el festejo de la boda de su hijo mayor, el cual había postergado por varias semanas por la pandemia del Covid.

Una fuente digna de crédito, nos comentó que el gobernador CARLOS MENDOZA DAVIS le sugirió al entonces secretario de Educación Pública que no celebrara el guateque, pero el vástago se empecinó e hicieron el convite.

Al trascender el hecho se ordenó que varias unidades de la POLICÍA ESTATAL PREVENTIVA se hicieran presentes y dieran por finalizada la retreta, pues en el sitio había una aglomeración mayúscula de personas, aunado a que no se estaban cubriendo con los protocolos más elementales en materia de sanidad.

Al llegar los elementos uniformados, HÉCTOR JIMÉNEZ MÁRQUEZ y su hijo primogénito los recibieron lanzándoles todo lo que tenían a la mano, ni solo los centros de mesa sino hasta floreros, pero aun con ello el enlace matrimonial fue cancelado.

Luego entonces claro quedó que el hoy ex secretario de Educación Pública no tuvo la capacidad necesaria para entender las repercusiones que dicho marinaje LE traería a la administración de CARLOS MENDOZA DAVIS, por lo que los invitados a la fiesta, los que tocaban el tololoche y todo lo que conllevaba el casamiento tuvieron que dejar el lujoso hotel en que se encontraban.

Así que hablando a calzón quitado, HÉCTOR JIMÉNEZ MÁRQUEZ no renunció, simple y sencillamente lo corrieron. . . ¡HE DICHO!