POR ARIEL VILCHIS

Lo que ocurre en Baja California Sur al interior del partido movimiento de regeneración nacional es un claro ejemplo y reflejo de lo que acontece a nivel nacional en ese instituto político. Traen un relajo bien organizado.

Aquí en nuestro estado recientemente se erigió como dirigente estatal –otra vez- Alberto Rentería acompañado en la secretaría general de Alicia Meza. Se ve la mano operadora de Víctor Castro a quien le urge limpiar su camino como aspirante a candidato a la gubernatura.

Precisamente en ese allanamiento del camino por la preciada candidatura Víctor Castro va dejando cada vez más muertos y heridos, pues el aún delegado de programas para el  bienestar en la entidad no ha hecho otra cosa que dividir a su partido en una muestra clara de que solo le importa llegar, haiga sido como haiga sido. Le gana el ego y las ansias de poder, digo, porque eso de gobernar y administrar no es mucho lo suyo, como ha quedado demostrado en el pasado. Grillero si es.

El cálculo político de Víctor el puchas Castro tiene un ruta clara: desactivar a los potenciales aspirantes a la gubernatura por morena; primero la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro al ser inhabitada por la Comisión Nacional de Honor y Justicia, por aquello de que a morena se le ocurra mandar a competir a una mujer en BCS. El maestro jubilado también tiene en la mira al alcalde de La Paz Rubén Muñoz  a quien pretende anular del mismo modo ante la CNHJ con cualquier argumento. Eso no importa mientras pueda ir solo en la búsqueda de la candidatura, porque como ya lo ha expresado públicamente Víctor Castro en caso de no ser el candidato “me retiro” ¿y la lucha? Puro discurso falso

Víctor Castro es un político hecho en la vieja escuela, con ideas arcaicas. De esos que se quejaron por años del sistema pero que VIVIERON MUY AGUSTO DE ÉL. De tal suerte que los ciudadanos sudcalifornianos no podemos esperar otra cosa; agachón ante las decisiones centralistas ¿cuándo se ha opuesto a las decisiones que afectan al estado por parte de la federación? Orgulloso de repartir dádivas en lugar de plantear ideas que generen desarrollo en nuestro estado (seguramente coincide con otras mentes de su partido que defienden la idea de “para qué sacar a los pobres de su condición si con el tiempo se les olvida quién los sacó de ahí” y luego votan en contra). Bueno para sembrar, pero no maíz o trigo sino encono, envidia, discordia, rencor y por supuesto división. Nomás basta ver como tiene a morena.

No es lo mismo ser borracho que cantinero, reza un dicho popular. Queda demostrado en la figura de quien tiene en el total desastre a morena en BCS, Víctor Castro en lugar de convertirse en el líder  de ese partido después del 2018 optó por la comodidad de la burocracia dorada, una que siempre criticó. Y ahora cuando ve que la carrera por la gubernatura se complica y se compite al interior de su partido, por un lado trata de cerrar puertas y por otra corre como niño asustado a los brazos de sus antiguos jefes, los mandamases del Partido del Trabajo, para que le den cobijo y auxilio. Igual que cuando tenía que pagar la nómina del municipio paceño en tiempos de su inadvertida alcaldía. Y así quiere gobernar nuestro gran estado. Ya veremos qué sucede, es mi opinión, al tiempo.

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com