• En el lugar se encontraban más de 40 personas, incluyendo menores de edad, y a la espera de más invitados a dicha fiesta.
  • Las fiestas o aglomeraciones se convierten en un alto riesgo de contagio por Covid-19

Pese a las indicaciones que se han dado por parte de las autoridades para evitar fiestas y aglomeraciones y hacer cuarentena en sus hogares para evitar más contagios por Covid-19, autoridades municipales de seguridad en Loreto recibieron algunas denuncias ciudadanas sobre una posible fiesta privada que abría de llevarse a cabo el día sábado 26 de septiembre del 2020.

Derivado de lo anterior personal de Protección Civil, Policía Municipal, Guardia Nacional e Inspección Fiscal, acudieron al domicilio particular, mismo que se ubicaba en el tramo carretero Loreto-Nopoló a la altura de acceso al Aeropuerto Internacional, en donde efectivamente estaba dando inicio dicha aglomeración, contando con más de 40 personas incluyendo menores y adultos en su mayoría extranjeros, con la espera de más personas a dicho domicilio, por lo que las autoridades procedieron a la suspensión inmediata de dicha fiesta privada que se realizaba contra los protocolos establecidos; accediendo de manera puntual y oportuna el propietario del lugar.

El Director de Protección Civil, Juan R. Aguirre Elías, informó que se encontró a alrededor de 40 personas en el lugar, incluyendo menores de edad, evadiendo totalmente los lineamientos y prevenciones establecidos por las autoridades ante la prohibición de cualquier evento masivo y de aglomeración en el Municipio, mencionando que el evento se desarrollaba al interior de una propiedad privada, encontrándose mobiliario para fiesta, grupo de música en vivo y demás aditamentos que requiere en una festividad.

Por su parte, el funcionario también reportó que se ha dado cumplimiento a las directrices del Comité de Seguridad en Salud el cual declaró nivel 4 en color naranja por una semana más, ante la contingencia de Covid-19, en donde aún no están contemplados actos masivos que pongan en riesgo la salud de las personas asistentes, al poder convertirse en un punto de alto riesgo de contagio