• A cinco años de iniciada la actual gestión gubernamental, la entidad cuenta ya con un nuevo y moderno centro de oncología

La creación de nueva infraestructura médica que, con equipamiento de punta, atiende las necesidades la población vulnerable, ha sido una de las asignaturas prioritarias en el trabajo desarrollado por el Gobierno de Baja California Sur en los últimos cinco años, como se refleja en el nuevo Centro Estatal de Oncología (CEO), mismo que se encuentra en funcionamiento desde diciembre de 2018.

Esta unidad especializada de salud, que durante años fue un anhelo para el estado, es hoy una realidad que, al contar con dispositivos médicos de vanguardia como un acelerador lineal y un tomógrafo simulador, permite brindar servicios terapéuticos de primera calidad, comentó el secretario de Salud en la Entidad, Víctor George Flores al señalar que desde su apertura, el Centro ha otorgado más de seis mil 600 sesiones de radioterapias a sudcalifornianos que fueron diagnosticados con algún padecimiento cancerígeno.

“Antes de que ese centro médico entrara en operaciones, los enfermos que requerían atención con un acelerador lineal debían trasladarse a otros estados de la república, lo que se traducía en gastos catastróficos para ellos y sus familias, por tener que dejar empleos y asumir los costos de alojamiento y alimentación que se extendían por semanas”, recordó George Flores al señalar que con el funcionamiento de estas instalaciones médicas, se evitaron ya esas privaciones para los beneficiarios de las más de seis mil sesiones de radioterapia.

El uso de esa tecnología médica mejora de manera significativa el pronóstico de los pacientes, ya que a diferencia de los equipos usados en el antiguo centro, los cuales generaban daño a tejidos y órganos circundantes del área tratada; el acelerador linear emite una dosis precisa de radiación, que digitalmente se ajusta al tamaño y forma del tumor o zona afectada por el crecimiento anormal de células, explicó.