El abogado Alberto Peralta Meriño obtuvo las actas de defunción de la gobernadora y el senador porque presume que se desaparecieron pruebas.

Las actas de defunción de Martha Erika Alonso Hidalgo y Rafael Moreno Valle afirman que los políticos panistas murieron a las 17:25 horas del 24 de diciembre de 2018. Es decir, casi tres horas después del accidente de helicóptero en Puebla.

A nueve meses del percance por el que fallecieron la gobernadora poblana y su esposo, exgobernador de la entidad y senador, trascendió una nueva contradicción en el caso.

El abogado Alberto Peralta Merino obtuvo los certificados de defunción de Alonso Hidalgo y Moreno Valle. Ambos documentos, 180618708 y 180618704, los expidió el médico Gerardo Josimar Martínez Martínez. El defensor los obtuvo para pedir que se investigue una posible desaparición de pruebas por parte de funcionarios que autorizaron cremar el cuerpo de la gobernadora y su marido.

Y es que, como dio a conocer la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) en febrero pasado, la hora de la caída de la aeronave se estableció entre las 14:36 y 14:39 horas.

Para el litigante Peralta Merino, la irregularidad entre la hora de la muerte y la hora asentada en las actas de Martha Erika Alonso y Moreno Valle, podría tener implicaciones nuevas. Como, por ejemplo, el cuestionamiento de si en verdad hubo autopsias. Además, afectaría en los juicios sucesorios por la herencia de los dos panistas.

Los cuerpos de la gobernadora y el senador habrían llegado a la Semefo ese 24 de diciembre a las 22 horas. Y a las 13:00 horas del 24 de diciembre, comenzó la cremación.

Con información de Proceso.