screenshot20171222at122833pm-76d2e1a7d02798eb1f4f9ae85a3efc89-1200x800

POR ARIEL VILCHIS

Especular en crisis económica quizá no esté en el pensamiento del colectivo mexicano, no después de dos décadas de relativa estabilidad. Sin embargo, lo realizado este año y lo que se proyecta en el presupuesto de egresos de la federación para el 2020 avizoran – si no  cambia el rumbo el gobierno federal- una crisis política, económica y social. Aquí algunos argumentos.

Aun cuando falta un trimestre para terminar el 2019, la cifra de creación de empleos solo representó una tercera parte del millón doscientos mil empleos que se requerían en el país, independientemente de quienes fueron beneficiados con el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro que aquí en Baja California Sur no llegó al 50% de lo proyectado.

La cuestión se agrava si a la falta de creación de empleos le sumamos que,  según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), entre diciembre de 2018 y agosto de 2019, se han retirado 8,395 millones de pesos de las cuentas de Afore por concepto de desempleo.

Los datos duros del proyecto del presupuesto de egresos del presidente López Obrador indican una disminución en áreas como Turismo, Desarrollo Territorial, Agricultura, Comunicaciones y Trasportes, entre otros. Lo que sin duda impacta de manera negativa en nuestro estado, sin que hasta el momento  los diputados federales Ana Ruth García Grande o Alfredo Porras (legisladores de la llamada cuarta transformación) se hayan pronunciado al respecto.

Quienes sí han manifestado su preocupación por lo proyectado en el presupuesto de egresos de la federación,  son los legisladores del partido Acción Nacional, el diputado federal  Rigoberto Mares y el diputado local José Luis Perpuli Drew. Donde han señalado de manera puntual cómo se castiga a Baja California Sur en rubros como Turismo, en el que se reduce más del cuarenta por ciento las participaciones y aportaciones, y el sector pesquero y agrícola recibirá 29% menos.

En Infraestructura también la federación le da la espalda a los sudcalifornianos, dejando fuera proyectos carreteros al asignarles 0 pesos en el presupuesto federal, tales como el tramo carretero La Paz- Ciudad Constitución o la ampliación de la carretera La Paz- Pichilingue. Así como la disminución del 50% en conservación de carreteras.

Aun cuando se pueden analizar más datos, lo antes expuesto ya da una idea de lo complicado que puede ser el año 2020 en lo que se refiere a la economía de nuestro estado. Ya que son precisamente el Turismo, la Pesca y  la Agricultura los generadores de desarrollo en Baja California Sur. Sin dejar de lado la infraestructura y comunicación que por nuestra condición insular juegan un papel por demás  importante.

Esperemos que la discusión del presupuesto en la cámara de diputados pueda componer un poco lo planteado hasta ahora y se mejore la transferencia de recursos que hace el gobierno federal a los estados, y en particular a Baja California Sur para que pueda mantenerse la inercia de mejor entidad en generación de empleos, conservar el porcentaje a la baja de la pobreza laboral, que continúe el  desarrollo del estado con su potencial turístico y no se deje en el olvido el campo y la pesca. De lo contrario, el 2020 será un difícil año por venir. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com