Los cambios que la actual administración federal ha presentado en el sector Salud del país en muchos casos han resultado contraproducentes para los trabajadores del ramo, ya que se ha despedido a personal de médicos y enfermeras en el estado, señaló la Diputada del Partido del Trabajo, Diputada Mercedes Maciel

Al presentar un pronunciamiento en la sesión ordinaria del Congreso del Estado de ayer martes 23 de abril, quien puntualizó que al mismo tiempo, derechos laborales conquistados por quienes han laborado en este sector a lo largo del tiempo se les han vulnerado.
En su intervención la representante popular explicó que desde el arranque del actual sexenio federal “se han dado cambios importantes a nivel nacional en el rubro de la salud, siendo uno de los más grandes el anuncio de la desaparición del Seguro Popular, En su lugar, ahora, el #IMSS será el encargado de atender a la población, por lo que el programa IMSS Prospera se transformó en IMSS #Bienestar, aunque este cambio busca traer beneficios a la sociedad, el personal de salud resultó perjudicado, porque a partir de estos cambios se han dado a conocer los despidos de personal de atención a la salud y el regateo de derechos a prestaciones sociales como trabajadores”, precisó la legisladora petista.
Dijo que los trabajadores despedidos no han recibido el pago correspondiente a las quincenas laboradas en los meses de enero y febrero del presente 2019, precisando que es una práctica hasta cierto punto recurrente que a este tipo de personal se les liquide en el mes de junio de cada año las percepciones correspondientes al primer semestre, lo que no es congruente y violenta sus derechos a un salario y condiciones dignas de trabajo.
Maciel Ortiz dio a conocer que en el contexto nacional “son aproximadamente 8 mil trabajadores de la salud los que se encuentran actualmente en zozobra, por desconocer su situación laboral, tras el cambio/desaparición del programa Prospera”.
Aseguró que Baja California Sur no está ajena a este complejo problema, dado que días atrás 44 trabajadores y trabajadoras de la Unidad de Primer Nivel de Atención en la entidad se acercaron con una servidora para que a su nombre hiciera uso de la voz en el Congreso del Estado para la defensa de sus derechos laborales tales como el acceso a la base federal en función de su antigüedad y al pago de su salario en forma oportuna…”.