buro

POR ARIEL VILCHIS

Todas las encuestas y pronósticos analíticos serios indican que la próxima gubernatura de Baja California se la llevará MORENA con su candidato Jaime Bonilla Valdez, rompiéndose la hegemonía panista que por 30 años ha gobernado esa entidad fronteriza, una pérdida muy dolorosa para el panismo local y nacional, tanto que su dirigente nacional Marko Cortés Mendoza asumió el resultado de esa elección gubernamental como un reto personal y muy significativo para su dirigencia.

Kiko Vega de la Madrid, está convertido en el sepulturero del PAN en Baja California, por su malísima gestión al frente del Gobierno del Estado que prácticamente se encuentra en quiebra financiera, evidenciándose una incompetencia gubernamental como nunca antes se había visto en un gobernador panista. Una pésima gobernanza aderezada con altos niveles de inseguridad pública, impunidad y corrupción; un desgobierno altísimamente señalado, criticado, y rechazado por la opinión pública de todos los rincones bajacalifornianos.

Y para acabarla de amolar, el candidato elegido por Acción Nacional para contender por la gubernatura se llama José Oscar Vega Marín, afirmando a la población bajacaliforniana que “ya no están para seguir valiendo VEGA”, en alusión a Kiko Vega. Y es que por más esfuerzos que hacen los estrategas panistas por separar al Vega “limpio” del Vega “percudido” no han logrado conseguirlo, pues Oscar Vega estaba prácticamente retirado de la vida política en Baja California, de quien dicen que solo fue nominado por haber pertenecido al grupo político del desaparecido Francisco Blake Mora, y que por ese solo hecho puede hacer en campaña, con cierta credibilidad, la promesa de encarcelar al Kiko Vega.

El candidato del PRI Enrique Acosta Fregoso es un fiel representante del priismo impresentable. Apodado el “Calabaza de Halloween” por su rostro siniestro, Acosta Fregoso es el típico político mafioso del PRI: Marrullero, transa, mentiroso, simulador y vendido al mejor postor, por lo que seguramente en este proceso electoral le hará el trabajo de golpeteo sucio al PAN, contra el candidato de MORENA, el puntero en las preferencias electorales.

Jaime Bonilla Valdez, no se duerme en sus laureles, sabe que en una contienda electoral la excesiva confianza es mala consejera. Por eso se organiza y se entrena, para enfrentar con éxito las batallas que están por venir en una campaña electoral que será intensa, inédita y de conclusión de un ciclo para la vida pública de Baja California.

Al Ingeniero Bonilla le acompaña un buen cartel en las principales plazas electorales, con María del Pilar Olmedo en Mexicali, un Arturo González -tijuanense de nacimiento- en Tijuana y Armando Ayala Robles en Ensenada. Todos ellos perfiles competitivos dado que sus trayectorias no tienen ningún tache en el servicio público y si a todo eso le agregamos que MORENA va coaligada con el PT, PVEM, y Transformemos -partido local- la cosa no podría pintar mejor en la media península norte que de color guinda morena en este 2019.  Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com