SSA_UNIDADES.jpg

  • A finales de marzo podrán acudir a realizarse atenciones médicas

Aunque el recorte de recursos federales detuvo en este 2019 el funcionamiento de las Unidades Móviles de la Salud, el Gobierno del Estado realiza un ajuste de recursos para que este programa, también conocido como caravanas, retome la prestación de servicios a comunidades rurales de difícil acceso durante esta segunda quincena de marzo.

Así lo informó el secretario de Salud en la entidad, Víctor George Flores al señalar que tras darse por terminado el programa federal PROSPERA, Baja California Sur registró un recorte presupuestal superior a los 30 millones de pesos, que afectó la operatividad de esta estrategia enfocada en llevar atenciones básicas en salud a las familias del medio rural.

En 2018 estos vehículos realizaron visitas periódicas a 109 comunidades, pero sus atenciones tuvieron impacto en más de 500 poblados, debido a que sus servicios tienen un radio de influencia de hasta cinco kilómetros, explicó el funcionario estatal al reiterar que las caravanas retomarán su labor durante en esta segunda quincena de marzo con base en un esfuerzo estatal.

Aunque no se tiene la definición de la autoridad central sobre el futuro de este programa, el Estado apoyará su funcionamiento para no dejar sin atención a las familias sudcalifornianas, al recordar que este esquema se apoya en unidades móviles para brindar consulta general, aplicación de vacunas, curaciones, toma de presión arterial, peso, talla, perfil de lípidos, así como proporcionar talleres preventivos, mediante la participación de un médico, una enfermera y un promotor de la Salud.

Las intervenciones otorgadas por las Unidades Móviles de la Salud inciden favorablemente en el bienestar de las personas, no solo por traducirse en el control o tratamiento de afecciones, sino por el impacto que tiene en la economía de los pacientes al evitar su traslado a otra comunidad o ciudad para recibir este servicio.