buro

POR ARIEL VILCHIS

Dicta un dicho popular que “Cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar” y justamente eso deberán hacer los hasta ahora delegados federales peñanietistas que aún sobreviven al cambio de gobierno federal.

Los relevos en las dependencias federales se van dando a cuenta gotas, dentro del esquema que plantea el gobierno de la cuarta transformación y los cambios a la ley de la administración pública federal que impulsara el jefe del ejecutivo federal Andrés Manuel López Obrador, ya van caminando.

Sin duda, no puede llamarse transformación, en ese nuevo  caminar y forma de hacer política y gobierno, si presentan las mismas caras que en la anterior administración federal peñanietista a la que se le acusa en lo general de corruptelas, abusos, enriquecimientos y negocios auspiciados al amparo del poder que tanto daño y quebranto le han causado al país.

Entonces, tal parece que llegó la hora de la sacudida. En Baja California Sur son más de cuarenta dependencias federales  que tienen representación y en algunas de ellas ya les pidieron desocupar oficinas a los delegados  que llegaron de la mano de la administración priista de ENRIQUE PEÑA NIETO, como es el caso desde hace unas semanas de la gerencia estatal de CONAGUA y recientemente en INSUS -antes CORET- donde despachaba el priista- poncista ROBERTO SALAZAR. Sin olvidar, por ejemplo, que la delegación del trabajo tiene hasta ahora un encargado, al igual que la delegación del ISSSTE y otras no menos importantes  que requieren cambios como la delegación de Gobernación, Sagarpa, Semarnat y  Profepa, Registro y Procuraduría Agraria, por mencionar algunas.

Por una cuestión de operatividad, ha llegado el momento de acelerar la maquinaria federal y darle un impulso al  necesario trabajo de las oficinas de representación del nuevo gobierno. Por supuesto con caras nuevas, con preparación y sobre todo trabajo al interior del movimiento que ahora gobierna el país.

Otro esquema no se entendería. Continuar con los mismos personajes de la anterior administración no sería el mejor mensaje de cambio para una sociedad que se expresó en las urnas. Y el caso más concreto es el del actual delegado del INFONAVIT en Baja California Sur DANIEL COTA FIOL, a quien en diferentes foros ubican repitiendo en esa dependencia. Personaje que  llegara a dicha oficina en la administración peñanietista auspiciado por la CROC y su dirigente nacional ISAÍAS GONZÁLEZ CUEVAS como cuota de poder al líder obrero. Eso sin contar que el delegadazo es esposo de la actual dirigente estatal del PRI en la entidad Gabriela Cisneros.

Espero estar equivocado, ya lo veremos. Es mi opinión, al tiempo…

Sus comentarios a rostrosyperfilesbcs@gmail.com