SGG PREVEN.jpeg

  • Analizan programa para reforzar tareas y acciones encaminadas a evitar conductas antisociales entre los niños y jóvenes de BCS
  • Asimismo, acuerdan ampliar esta estrategia interinstitucional a todos los municipios de la entidad

Con el objetivo de fortalecer las políticas públicas establecidas en la Plan Estatal de Desarrollo 2015-2021 en materia de prevención de la violencia y la delincuencia, se llevó a cabo reunión de trabajo entre las áreas estratégicas del programa Vivir en Paz, misma que estuvo encabezada por el secretario General de Gobierno, Álvaro De la Peña Angulo.

Acompañado por el titular de seguridad pública en la entidad, Germán Wong López y del Procurador General de Justicia del Estado, Daniel de la Rosa Anaya, reiteró que es fundamental la participación de todos como sociedad, ya que el promover un cambio en el tejido social, requiere la suma de cada uno de los sectores de la comunidad.

En este sentido, De la Peña Angulo, recordó que Vivir en Paz, es parte esencial de la estrategia interinstitucional de seguridad implementada por los tres órdenes de gobierno para hacerle un frente común a la delincuencia, pero al mismo tiempo, atender las principales problemáticas que se venían presentando en Baja California Sur en este renglón.

“Precisamente este programa está trazado con una visión y enfoque integral, donde la figura central es el ciudadano, así como las necesidades básicas a cubrir con la finalidad de alejarlo de los posibles factores de riesgo que propician conductas antisociales y las cuales se deben prevenir de manera unida por el Estado en su conjunto”, aseveró.

Durante este encuentro, se analizaron los mecanismos y acciones que se estarán reforzando en los cinco municipios, de acuerdo a los polígonos prioritarios establecidos de manera coordinada por las áreas encargadas, con el fin de atender e inhibir actos que vulneren la tranquilidad y la sana convivencia de las familias sudcalifornianas.

Por último, Álvaro De la Peña, puntualizó que cada una de estas tareas están encaminadas a la disminución de las diferentes modalidades y tipos de violencia, así como fomentar la cohesión social para asegurar la calidad de vida de la población, teniendo como base los valores sociales y humanos fundamentales, promoviendo la confianza y la corresponsabilidad.