Foto Balconeando

Por Alejandro Barañano

En la entrega anterior se hizo una narrativa de como el cuerpo edilicio de Mulegé aprobó con diez votos a favor y una abstención el dictamen mediante el cual autoriza a la síndico municipal, Italia Valenzuela Gómez, a realizar acciones legales correspondientes sobre medio centenar de predios que salieron del dominio municipal a través de una compraventa irregular.

Pues bien, resulta que con el mismo dictamen aprobado, se autoriza además llevar a cabo todo acto tendiente a la nulidad de los títulos de propiedad expedidos en la gestión que encabezó la alcaldesa panista Cecilia López González, esto durante el periodo de junio a septiembre del año 2018.

Por esa y otras razones más -derivado de las investigaciones- se instruyó a la Sindicatura Municipal a promover las responsabilidades procedentes ante el Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Baja California Sur y ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción, para que se impongan las sanciones correspondientes a los servidores públicos involucrados y así determinar las inhabilitaciones y castigos conforme a la ley.

Cabe decir, que también en los archivos encontrados por la venta indiscriminada de terrenos que se dio meses atrás en Mulegé, aparece el nombre de Ramón Futema Jiménez, quien se desempeñaba como proveedor del Ayuntamiento, mismo que brindaba el servicio de “refacciones y mantenimiento de vehículos municipales” y donde apareció como propietario de cuatro  terrenos, aunque es importante señalar que no existe evidencia alguna de que haya pagado un solo peso por esos bienes inmuebles.

Y es que todo parece indicar que la administración de Cecilia López González se le debía la cantidad de 800 mil pesos, por lo que dispuso otorgarle cuatro solares para liquidar el adeudo, y entre los terrenos dados en propiedad destaca uno que mide 15 mil 595 metros cuadrados con un valor catastral de más de un millón de pesos, pero la ex alcaldesa mulegina –como podrá observarse- no sólo le dio ese terreno como estipendio, sino que benefició al famoso proveedor de refacciones automotrices con tres predios más. ¿Qué curioso no?

Para quien no lo sepa, a Ramón Futema Jiménez la entonces presidenta municipal -o sea Cecilia López González- lo favoreció con varios predios, uno de ellos de 15 mil 595 metros cuadrados en la colonia Pioneros de Santa Rosalía; otro más de 5 mil 440 metros cuadrados en la misma colonia y población; otro perdió de 5 mil 412.913 metros cuadrados en Estado 30 de Guerrero Negro, la zona más exclusiva y cara, esto junto a la carretera que pasa dentro de la zona urbana pero en zona de playa, y finalmente con otro de 6 mil metros cuadrados en mismo lugar antes comentado.

Otra de las “maromas” que están ya comprobadas fue las cometidas por la pareja que conforman Octavio Chaparro González, ex delegado de Guerrero Negro, y su cónyuge María Santos Ortiz, pues el ex “servidor público” se apropió de dos feudos de 517 metros cuadrados cada uno, con un costo de 12 mil 441 pesos y 77 centavos cada uno, o sea que cada metro cuadrado le costó 24 pesos siendo estos terrenos que están ubicados en la zona comercial de la colonia Marcelo Rubio Ruiz de Guerrero Negro.

Por su parte su esposa se hizo de otros tres terrenos, pero curiosamente tal y como sucedió con el proveedor de refacciones automotrices, en ninguno aparece pago alguno por ellos, los cuales dan en total 15 mil 129.44 metros cuadrados en la zona comercial exclusiva de la colonia Marcelo Rubio Ruiz de Guerrero.

Así que al ahora alcalde de Mulegé, Felipe Prado Bautista, no le debería de temblar la mano para poner en el lugar que les corresponde a estos vivales, pues sabido es que Octavio Chaparro González está implicado hasta el cogote con la ex alcaldesa Cecilia López González, pues ambos son cómplices junto con sus familiares de saquear las arcas municipales; por lo que habrá que ver que pasa al respecto, y por mientras quien esto escribe mejor seguirá BALCONEANDO. . .

 

COMO EN BOTICA

En un boletín mal redactado por cierto, como todos los que se envían desde el AYUNTAMIENTO DE COMONDÚ, se reprobó el cobarde atentado que sufrió la noche del pasado martes el periodista MARTÍN VALTIERRA GARCÍA, pero lo curioso fue que después de varias horas de haberse suscitado el brutal ataque, JOSE WALTER VALENZUELA ACOSTA salió a condenar la agresión. . . Sabido es que el colega y amigo MARTÍN VALTIERRA GARCÍA ya había recibido amenazas a raíz de la cobertura que le había dado a las acciones de quien es muy susceptible a la crítica por sus desplantes y peculiar modo de actuar, pues cabe recordar que en noviembre pasado el galeno ahora investido como alcalde advirtió que entablaría denuncias civiles en contra de los medios de comunicación que publicaran información, que a su criterio fuese imprecisa. . . Pero aun y con todo esto, en el comunicado oficial mal escrito por cierto, como todos los que se envían desde el AYUNTAMIENTO DE COMONDÚ, dejó en claro que siempre han sido y serán muy respetuosos de la LIBERTAD DE EXPRESIÓN. . . ¡Habrase visto tanto descaro!. . . HE DICHO