Por Alejandro Barañano

La semana pasada el gobernador VÍCTOR MANUEL CASTRO COSÍO se reunió en el Centro de Convenciones –a espaldas del Teatro de la Ciudad– con un gran número de medios de comunicación y anunció su programa de austeridad, basándose sobre todo por el dispendio excesivo que se dio durante gobiernos pasados.

Textualmente señaló: “Las oficinas del gobierno de Baja California Sur que tiene en la Ciudad de México, que de vez en cuando van los funcionarios a hacer reuniones, es una casa donde se pagaban 100 mil pesos mensuales de renta. No es posible, ¿Cuántos carros tienen ahí? Dos camionetas Suburban y una de ellas es blindada, además de dos carros chicos, careciendo aquí algunas áreas de automóviles y allá hay cinco para moverse”.

Y efectivamente, resulto ser cierto, pues ahora se sabe que se trata de una residencia porfiriana amueblada con todos lujos a tan solo cinco calles de distancia del monumento del Ángel de la Independencia, la cual fue la sede de las oficinas del Gobierno el Estado durante la administración de CARLOS MENDOZA DAVIS.

La mansión utilizada como oficinas se ubica en la calle Río Amazonas No. 22, casi esquina con Río Pánuco de la colonia Cuauhtémoc, y tan solo en el 2019 la renta de la lujosa mansión –según consta en la copia del contrato– tuvo un costó un millón 89 mil 600 pesos en ese año.

O sea que la casa-oficina de la representación del GOBIERNO DE BAJA CALIFORNIA SUR costó a los sudcalifornianos mes tras mes 90 mil 800 pesos. ¡Quihubole!

Las “oficinas de lujo” cuentan con todo lo necesario para realizar actividades de representación oficial, pues posee varias salas de juntas, terrazas, una cocina totalmente equipada, varias oficinas, amuebladas “a todo meter”, un estacionamiento privado y servicios de seguridad.

En lo que se supone es la sala, está el escudo de armas del Estado de Baja California Sur, y en ella también se puede apreciar una cómoda sala de piel con un valor cercano al medio millón de pesos.

Otro dato interesante es que en julio de hace dos años atrás, –según información publicada por el periódico “El Independiente”– el ahora ex gobernador CARLOS MENDOZA DAVIS nombró a ULISES MORENO MUNGUÍA como su representante en la capital, esto en sustitución de HÉCTOR GERARDO ESPARZA MARTELL, quien tomó el cargo de secretario técnico en la Asamblea de Gobernadores del Partido Acción Nacional.

Pero al indagar, nos encontramos con que ULISES MORENO MUNGUÍA fue uno de los ex funcionarios del Servicio de Administración Tributaria que fueron acusados por la SECRETARÍA DE LA FUNSIÓN PÚBLICA por permitir –por acción u omisión– que prosperara el esquema de defraudación fiscal a través de empresas conocidas como “factureras”.

Mientras que GERARDO ESPARZA MARTELL ha desfilado de cargo en cargo por distintas representaciones panistas, tan así que en 2013 ganaba 137 mil 601 pesos al mes como uno de los colaboradores cercanos de ERNESTO CORDERO ARROYO en la coordinación del Senado de la República.

Ahora habrá que ver qué sucede, si todo esto se queda cual mera llamarada de tepate, o si el ahora mandatario estatal acelera las auditorías a la administración anterior, ya que según él en dos semanas se tendrán resultados y que se darán a conocer públicamente para decidir –según explicó–  si se proceda conforme a la ley; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .