Por Alejandro Barañano

Los legisladores federales que dicen representar a Baja California Sur suelen dar la nota al revés, pues ofrecen mucho y casi siempre no dan resultados.

Como ejemplo de ello tenemos a la senadora JESÚS LUCÍA TRASVIÑA WALDENRATH, quien en alguna ocasión irrumpió a través de las redes sociales hablando sobre una iniciativa orientada a recobrar el Golfo de California –una vieja bandera del PAN– y donde un medio digital la exhibió porque le había plagiado la nota para presentar tan “nacionalista” propuesta.

Otro que no canta nada mal las rancheras es el otro senador sudcaliforniano, o sea RICARDO VELÁZQUEZ MEZA, quien se ha aplicado en temas meramente domésticos que solo a los diputados locales le corresponde atender.

O que decir de GUADALUPE SALDAÑA CISNEROS, quien cabildeando en el Comité Ejecutivo Nacional del PARTIDO ACCIÓN NACIONAL y se vendió “como la única opción” para dirigir ese instituto político en la media península, y que igualmente que sus homólogos de MORENA solo se ha traducido en serios despropósitos, sobre todo después de aquella apabullante derrota que sufrió en las elecciones de junio pasado en la zona de Los Cabos, donde la “resaca” pos electoral le abolló su imagen sobre la cual sostenía su malograda candidatura a alcaldesa y terminando por sembrar una infinidad de cruces sobre su camino.

En pocas palabras, a la primera de los senadores que tenemos le da por tirarle pedradas al aire sin ton ni son, y a los otros dos parece que quieren empezar a caminar sobre el agua.

En cuanto a los diputados federales que recientemente tuvimos no se supo mucho que digamos. Una foto por aquí y otra foto por allá por parte de ALFREDO PORRAS DOMÍNGUEZ posando muy “fifí” para sus seguidores dieron cuenta de su vaga existencia en la Legislatura pasada. Y que decir ANA RUTH GARCÍA GRANDE, quien simplemente se dedicó hacer puro turismo legislativo a costillas del erario popular. ¡Bonita cosa!

Por estas prácticas e inercias tan viciadas poco a poco han perdido tanto la jícara como la miel todos ellos, pues cabe recordar que tan distinguidos morenistas prometiendo que iban a ser diferentes y que no serían iguales a los anteriores, cuando en realidad resultaron ser peores.

Ahora bien, a raíz de los comicios pasados la incertidumbre invadió a muchos preguntándose qué diablos iría a pasar ahora. ¿Acaso se seguirán perdiendo oportunidades en favor de Baja California Sur?  La verdad es demasiado pronto para saberlo, pues ahí siguen en la Cámara Alta del Congreso de la Unión tanto JESÚS LUCÍA TRASVIÑA WALDENRATH como RICARDO VELÁZQUEZ MEZA y “LUPE” SALDAÑA CISNEROS haciendo como que hacen; mientras que en la Cámara Baja tenemos de nueva cuenta al “CHATO” PORRAS DOMÍNGUEZ, a un RUBÉN GREGORIO MUÑOZ ÁLVAREZ, a una SONIA MURILLO MANRÍQUEZ y a MARCO ANTONIO ALMENDARIZ PUPPO.

Muchos esperamos que tan distinguidos legisladores federales –en ambas Cámaras del Congreso de la Unión– se pongan las pilas y de una vez por todas hagan compromisos firmes y serios con BAJA CALIFORNIA SUR y sus gentes, pues no queremos ya que le sigan tirando pedradas al aire ni que caminen sobre el agua como creen hacerlo, pues nos urge certidumbre y no más mentiras ni manipulaciones, porque manejarse como lo hacen solo conduce a perder la querencia por la tierra y los sueños depositados en ellos. ¡Ojalá tengan capacidad para entenderlo!; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .