Por Alejandro Barañano

Historia digna para escribir una novela de suspenso fue la suerte que tuvo la diputación del Distrito Federal 01, pues las decisiones estuvieron pasando de aquí para allá y apenas ayer se marcó su epilogo.

Lo digo porque primero la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación declaró improcedente las impugnaciones presentadas por el Partido Encuentro Solidario que se habían interpuesto en contra del resultado del pasado Proceso Electoral Federal, misma donde se determinó que la ganadora sería Mercedes Maciel Ortiz. Y hasta ahí todo iba bien para la entonces diputada local.

En ese contexto, fue el representante propietario de Morena ante el Consejo General del Instituto Nacional Electoral en Baja California Sur, Atilio Perea De la Peña, quien había sostenido que desde junio pasado no se habían contestado los medios de impugnación o Juicios de Inconformidad interpuestos, y donde básicamente se pretendían anular casillas por cuestiones anómalas y con supuestos errores. Y repito, hasta ahí todo iba bien para la entonces diputada local.

Sin embargo ayer jueves, el Pleno de la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le anuló sorpresivamente el triunfo a la Coalición “Juntos Hacemos Historia”, o sea la que se dijo había ganado Mercedes Maciel Ortiz.

Existe un cambio de ganador entre las coaliciones que obtuvieron el primero y segundo lugar en la elección”, fue la manera como lo expresó el secretario técnico de la mesa al dar lectura al dictamen a consideración de los magistrados Jorge Sánchez Morales, Sergio Arturo Guerrero y la Magistrada Gabriela del Valle Pérez, esto de acuerdo al video que obra en nuestro poder.

Y es que a final de cuentas resultó que las causales de la impugnación al resultado de la jornada electoral del pasado 6 de junio presentadas por parte de Marco Almendáriz Puppo y su equipo de campaña electoral, así como por el área jurídica de la Alianza “Va Por México”, estuvieron basadas por la anulación de las actas de votación de diferentes casillas y a la presencia de algunos servidores públicos que fungieron como funcionarios electorales, las cuales fueron ratificadas y declaradas procedentes y con evidencia suficiente para anular el triunfo del Movimiento de Regeneración Nacional en el Distrito Federal 01. Y hasta ahí ya nada iba bien para la entonces diputada local.

Luego entonces a raja tabla y sin decir ni pio, se revocó la validez de la elección y por ende la constancia de mayoría que le habían otorgada a la Coalición “Juntos Hacemos Historia”, por lo que se ordenó a la autoridad responsable expedir una nueva constancia de mayoría y validez a la fórmula de candidatos que fueron postulados por la Alianza “Va por México”, dictándose así una sentencia en definitiva. Punto final.

Pero tal parece que el representante propietario de Morena ante el Consejo General del Instituto Nacional Electoral en Baja California Sur, Atilio Perea De la Peña, pasó por alto que el presidente del Partido Acción Nacional en Baja California Sur, Carlos Rochín Álvarez, también había impugnado el resultado de la elección a la diputación por el Distrito Federal 01; lo anterior toda vez que se demostró que si subsistieron inconsistencias en los cómputos realizados en la Junta Distrital Ejecutiva del INE y, que ahora, quedan aclarados.

Esto y nada más que esto fue lo que orilló al Partido Acción Nacional acudir ante la Sala Regional Guadalajara del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pues según Carlos Rochín Álvarez se trataba de un derecho que la ley otorga y que se ejercería con el objetivo de que cada voto cuente como debe ser, quedando así demostrado que los resultados finales de una elección se deben ver reflejados con toda fidelidad, pues la voluntad del pueblo se expresa en las urnas y no sobre mesa; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .