Por Alejandro Barañano

Después de que la Alianza “Unidos Contigo” señaló al Instituto Estatal Electoral de haber realizado la contratación de servicios de cómputo para el Programa de Resultados Electorales Preliminares en favor del exdirigente de Cámara Nacional de Comercio La Paz, Alonso Gutiérrez Martínez, se desató la polémica con gritos y sombrerazos.

Sí, todo inició cuando los dirigentes de los cinco partidos políticos que conforman la candidatura común “Unidos Contigo” hicieron llegar un escrito a la consejera presidenta del Consejo General del Instituto Estatal Electoral de Baja California Sur, Rebeca Barrera Amador, para solicitarle una aclaración sobre la información que comenzó a circular en distintos medios de comunicación y en las redes sociales, ello en relación a un posible conflicto de intereses entre el contratista y el contratado.

Los líderes estatales de los partidos Acción Nacional, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática, Humanista y de Renovación Sudcaliforniana, pidieron conocer a fondo los pormenores de la celebración de los presuntos contratos en favor de Alonso Gutiérrez Martínez, ello al revelarse que los mismos habían sido firmados por el Instituto Estatal Electoral de Baja California Sur a través del acuerdo IEEBCS-CG30-AGOSTO-2020, para que así la empresa Baja Interactiva Digital S.A. de C.V. interconecte sus computadoras para operar el Programa de Resultados Preliminares.

Obvio, todo esto vino a colación porque la llegada de Alonso Gutiérrez Martínez al equipo de Morena fue dada a conocer con bombo y platillo el pasado domingo 18 de abril durante una conferencia de prensa realizada en la ciudad de La Paz, y con ello se pateó el bitachero con las consecuencias que ahora conocemos.

Además, se habla de que son dos los contratos firmados por el Instituto Estatal Electoral y el hoy “operador de Morena”, ambos relacionados con la intercomunicación de equipos de cómputo y por ende, lograr tener acceso a la información más vulnerable del organismo que dirige Rebeca Barrera Amador.

Lo anterior originó que la consejera presidenta del Instituto Estatal Electoral tuviera que salir a dar la cara y reconocer públicamente que la contratación si fue en favor de Baja Interactiva Digital S.A de C.V., –misma en donde participa Alonso Gutiérrez Martínez– y con ello podría instalar una red VPN que permitirá conectar una o más computadores de manera privada y virtual.

Rebeca Barrera Amador expuso también que los proveedores de servicios –en referencia a contraseñas, bases de datos o más– serán las empresas Amazon y Fortinet, y que la operación del sistema quedaría totalmente a cargo del personal especializado de la unidad de cómputo y servicios informáticos del Instituto Estatal Electoral. Pero la duda de la posible pillería cibernética ya estaba sembrada, y por más que se explique ahora siempre estará presente la incertidumbre del bueno o malo manejo digital que se le pueda dar.

Apoyando a Rebeca Barrera Amador entraron al quite Adonaí Taylor Maldonado, encargado del PREP, y Mario Yee Castro, titular de la Unidad de Cómputo y Servicios Informáticos, quienes mencionaron que el Programa de Resultados Electorales Preliminares se ha estado desarrollando desde el año de 2019 por el mismo órgano, al tiempo que es auditado por el Tecnológico Nacional de México y el Comité Técnico Asesor, conformado este último por expertos en tecnología, ello además de que a todos los partidos políticos –en sesiones formales– se les ha ido presentando los avances de los trabajos realizados al respecto.

Finalmente todos los eruditos del Instituto Estatal Electoral dijeron que el 21 abril pasado, el sistema del Programa de Resultados Electorales Preliminares fue puesto a prueba, y que se constató no solo su funcionalidad sino que no puede ser alterado.

Pero bien decía mi Nana: “Lo que me preocupa no es la duda, sino que de aquí en adelante ya no podré creer en ti”; por lo que mejor quien esto escribe seguirá BALCONEANDO. . .

COMO EN BOTICA

¡VER PARA CREER!

Resulta que la diputada local petista con licencia, MARÍA MERCEDES MACIEL ORTÍZ, y que hoy en día aspirante a quedarse con una curul en el CONGRESO DE LA UNIÓN, presentó una iniciativa supuestamente para regular al INSTITUTO SUDCALIFORNIANO DE LAS MUJERES, la cual fue copiada literal con comas y acentos de una propuesta realizada en el Estado de Morelos, tan así, que ni siquiera le quitó el término de “MUJERES MORELENSES” en el escrito.

O sea, que se la fusiló tal cual de manera cínica, impúdica y descarada para hacerla pasar como suya, pero olvidó ese pequeño detalle de que aquí las mujeres son sudcalifornianas, allá morelenses y ella es guanajuatense. . . DE PENA AJENA LA TRISTEMENTE CELEBRE SEÑORA. . . ¡HE DICHO!